A finales de Diciembre se originó el primer foco de infección en China por el COVID-19, extendiéndose por todo el mundo a una velocidad vertiginosa, poniendo a millones de personas confinadas en casa y teniendo, actualmente, a Europa con las fronteras cerradas y siendo el foco principal del brote.
El virus se propaga de persona a persona, a través de gotitas respiratorias que se producen cuando una persona infectada tose o estornuda. El virus tiene un gran peso por lo que no se deposita en una distancia mayor de 1 m por lo que se recomienda como medida preventiva, mantener una distancia de seguridad de 1 a 2 m. con otras personas. Por otra parte, el virus se ha demostrado que puede permanecer en el plástico y acero durante 3 días, en el cartón 1 día.
Como hemos comentado antes, el virus se transmite entre las personas a través de esas gotitas que entran a nuestros ojos, nariz o boca. No se propaga a través de los alimentos, pero ¡claro! somos las personas las que transmitimos el virus cuando estamos contagiados.
Teniendo en cuenta que, durante 14 días podemos tener el virus y no saberlo, esto hace que podamos transmitirlo sin ser conscientes. Por tanto, los alimentos que consumimos es probable que los contaminemos con el virus sin darnos cuenta. Y para ello, os voy a ofrecer unas recomendaciones a la hora de hacer la compra.

¿QUÉ PASA EN LOS SUPERMERCADOS?
En estos momentos de crisis sanitaria, es recomendable ser eficaces, eficientes y responsables en el momento de hacer la compra. Es muy interesante ir con tiempo a hacer la compra para leer etiquetas… pero no es el momento, es decir, hay que ser eficaces, ¿cómo? vete con tu lista de la compra directo hacia ese alimento que normalmente sueles comprar y no toques nada salvo lo que vas a meter en tu carro. No es el momento de coger otros productos para leer etiquetas, estar dudando entre diferentes productos y tocar todos. Nada de eso, coge el alimento que sueles consumir sin tocar ningún otro.
Vamos a hacer un recorrido por el supermercado, entramos en el súper y cogemos un carro o cesta. Tanto el carro como la cesta es recomendable desinfectarlos porque los tocan diariamente cientos de personas y si alguna de ellas, sin saberlo, tienen el virus, pues ya esa cesta es un foco de infección. Por otra parte, es recomendable desinfectarlo cuándo lo dejamos al marcharnos.
La base de una alimentación saludable, son las frutas y las verduras. Normalmente estos, los seleccionamos nosotros mismos, ya que se presentan a granel. Es en este proceso dónde tenemos que extremar la precaución. ¡Por supuesto hay que ponerse los guantes y no tocarse la cara: ojos, nariz o boca con ellos! Esto, sobre todo se refiere al típico gesto que hacemos de humedecer los dedos para abrir la bolsa de plástico con más facilidad. Nada de eso, frotas las dos partes de la bolsa y se abre.
En algunos súper, ofrece el servicio de rebanar el pan, debido a que no sabemos si esta superficie puede estar contaminada, no es recomendable su uso. Otra medida es, pagar con tarjeta de crédito, de esta forma no tomamos contacto con las manos del cajero y las monedas de otra persona que no sabemos si puede estar contagiada.
Por último, es importante mantener la distancia de seguridad de entre 1-2 m entre personas, tanto a la hora de hacer cola antes de entrar en el súper, si voy a coger kiwis y hay otra persona y aunque te encuentres con tu mejor amigo o vecino y tengas muchas ganas de hablar con él.

¿CÓMO PROCEDER CON LA COMPRA EN CASA?
Cuando lleguemos a casa, tenemos que lavarnos las manos, tirar las bolsas de la compra y la bolsa en la que vienen las frutas y verduras. Y claro, no sabemos, si ha habido alguna persona que haya estornudado encima o cerca de alguna de las frutas y verduras que nos hemos llevado a casa. Por lo tanto, es recomendable desinfectarla con lejía de uso alimentario. Esta recomendación se debe aplicar a todas las frutas y verduras que compremos a granel. De esta forma, no es necesario pelarlas y así nos favorecemos de la fibra.

Si hemos comprado alimentos que vienen en cartón, como hemos comentado antes, el virus puede vivir durante 24h en el mismo, por lo tanto, es recomendable sacarlos de los mismos y tirarlos a la basura. Por ejemplo, unos yogures que vienen con su cartón, es recomendable quitar el cartón y tirarlo a la basura.

En cuanto a los plásticos, el virus puede vivir hasta 3 días, por lo que es recomendable coger un papel y añadirle agua con jabón o lejía y pasar por la superficie del mismo. Por ejemplo, el jabón de lavar la ropa. Una vez desinfectado los productos, se tira el papel a la basura y nos lavamos las manos de forma concienzuda.
La investigación que indica el tiempo que vive el virus en las superficies, afirma que la carga viral decae de forma exponencial con el paso del tiempo.

¡ÁNIMO QUE PODEMOS! PERO ¡QUEDEMONOS EN CASA!